comparte

lunes, noviembre 22, 2010

SUCIEDAD ENTRE LAS RUINAS

Después de la alegría de conocer que se esta invirtiendo en impedir el deterioro del Castillo de Montearagón, que no en su restauración, puesto que implicado en uno de los proyectos reivindicativos, me enorgullece que sirva para algo, me acerco hasta el castillo a dar una vuelta a hacer unas fotos, a contemplar el paisaje y no veo mas que gestos y maneras que me dan asco recordar.
Alguien dijo en un comentario “somos un país de cerdos” ciertamente cada vez estoy mas convencido de ello, el castillo lugar de visita, de paseo, de deporte, de nocturnidad e intimidad dentro de un coche, esta en un estado de dejadez, ruina y abandono, que poco se va a poder hacer para mantenerlo en condiciones.
Una subvención, un muro caído y una reivindicación, ayudaron a la poner en marcha unos trabajos mas que necesarios, pero Montearagón no necesita un lavado de cara, necesita que se entre a saco y se rehabilite en condiciones, una inversión poco probable, pero tampoco es valido nada de esto si no somos capaces de cuidar lo poco que queda, la gente entra a sus anchas, levantan piedras y mantienen el entorno del castillo sucio. Pero aquí poco pueden hacer Ayuntamientos, Patrimonio o Delegaciones, si somos unos cerdos será cosa de educación, que no confundir con enseñanza.

7 comentarios:

javier dijo...

No es nada nuevo, hablas del Catillo, pero no se si has visto Salas, Loreto, Las Fuentes de Marcelo (este es el caso que mejor conozco), el parque de la universidad y el botellon del poligono 29...protestas, escritos.....poner en duda lo que estamos diciendo con fotos encima de la mesa......, no hay nada que hacer, la educacion que estamos dando es de autenticos cerdos, solo tienes que ver las salidas de los institutos, tal cual quitan el papel al bocata, lo tiran al suelo, tal cual acaban la coca cola, tiran la lata.....
¿Donde esta el fallo?, no sabria decir. Solo me hago una pregunta
¿En sus respectivas casas hacen lo mismo y viven en esas condiciones?

btz dijo...

Semos unos guarros.

Quercus dijo...

vaya javier, resulta entonces ke la suciedad del castillo la han generado unos chavales de instituto.
ke facil es echar la culpa a otra generación ¿eh?
pues sigue haciéndote preguntas sigue, ¿ke educación se les está dando? igual también tienen la culpa ellos de eso.

javier dijo...

Quercus, ¿es mentira lo que he comentado? ¿has pasado por las plazas de Torre Mendoza despues del recreo?,. Tengo hijos en ese intituto y no me estoy quitando ninguna culpa ni me la estoy poniendo, intento enseñarles a mis hijos que lo que no se hace en casa no lo hagas en la calle, tampoco quiero decir con ello que tenga unas joyas, pues no se sabe con que te la daran mañana, de momento no me quejo, pero no puedo meter la mano en el fuego.
Lo unico que te digo es que no te pongas una venda y mires lo que hay alrededor, no solo en adolescentes, tambien en padres, abuelos...... cada vez somos mas guarros y eso no me lo negaras tu ni nadie

karlos dijo...

Javier, creo que el fallo esta en casa, en las facilidades, en la falta de valores y respeto y en pensar que han de ser los profesores quienes impartan educación.
Btz pues si es triste ver como esta todo.
Quercus creo que Javier habla de la educacion que se da y que eso implica esta falta de respeto, no acusa a ellos por hacerlo.
Antonio estoy contigo, la verdad es que hay gente para todo aunque tambien los hay que tiran los papeles y recojen las cacas de los perros

Quercus dijo...

no te niego nada más ke nada porke la frase ke comentaba karlos de "somos un país de guarros" es mia de otra entrada.
ya me imagino ke lo ke dices es cierto, pero es muy facil apuntar con el dedo a los chavales (por mucho tengas una explicación o luego digas "no si los padres y los abuelos también lo hacen").
haz una prueba: antes del recreo ponte a repartir bocadillos acompañados de una servilleta (a tu llamada acudirán centenares de jubilados) y dinos como se keda esa misma plaza.
yo se ke tu sabes ke se kedará igualmente echa una mierda pero no, es más sencillo nombrar el botellón y los chavales.
guarra es la gente, no los jóvenes, ni los viejos.

Antonio dijo...

Yo no he escrito nada ¿?